3.4.08

the great wall 长城

foto de joven tibetano, de Oliver Follmi, publicada por Nouvelles Images

Los emperadores chinos hicieron construir la gran muralla para defenderse de los pueblos invasores, primero los nómadas del norte, luego los reinos bárbaros del sur. La muralla (yo he dormido en ella! en pleno mes de noviembre, en una zona agreste y perdida, a unas horas de Pekín) imagino que si tanto duró y tanto construyeron es porque tendría algún efecto. El problema viene cuando el pueblo hegemónico han invade a los otros (siempre he oído que China no era un pueblo invasor, sino en todo caso aglutinador y centralista, pero no poseo en estos momentos herramientas analíticas o históricas para discutirlo), o cuando se junta con ellos, cuando son vencidos, y entonces corre el riesgo de que se le meta el enemigo en casa.
Hace días que no leo noticias sobre la crisis tibetana. Por cierto, ayer un generoso analista me recordó algo precioso sobre la palabra que en chino se utiliza para decir crisis, 危机 y que yo había olvidado. Está compuesta por dos caracteres: el primero significa peligro, y el segundo oportunidad, ocasión. Y me comentó que esa idea tan china de ver en la crisis la misma noción de oportunidad, de potencial para cambiar algo, le resultaba muy útil para pensar la clínica. Sí, es cierto, el pensamiento chino, desde el libro de las mutaciones hasta los últimos pensadores, se encuentra atravesado, como si de un eje ordenador se tratara, por la cuestión del potencial de situación. Esta es la expresión que utiliza F. Jullien para hablar de esa cuestión china, pero ya saben que yo no soy nada fan de ese sinólogo, y seguramente existan otras maneras más justas de llamarlo. El sabio, el poeta, el artista, el hombre de bien chino no se pregunta por lo que está bien o está mal, sino por cómo debe actuar en cada momento, por lo que la identificación de ese momento de oportunidad es esencial. Yo sí que creo que China se ha construido sobre esa idea, por eso, créanme, no les cuesta reconocer que tienen el enemigo dentro de casa, y no me refiero a los tibetanos, sino a sus propios fantasmas, y saben que el problema es suyo y lo tienen que resolver ellos. El aquí siempre admirado y riguroso R. Poch ha escrito un nuevo artículo: Otro Tibet es posible, pero no sin China, que recomiendo as usual. Por mi parte soy contraria a cualquier boicot a los JJOO, que además me parecería bastante hipócrita. ¿Para qué esperar hasta el verano? ¿No existen otros canales más adecuados para la comunidad internacional para opinar, presionar o intervenir en cuestiones políticas, económicas o de derechos humanos?
El símbolo de la muralla le sirvió a este sinólogo lacaniano del que vengo hablando, Rainier Lanselle, para escribir un ensayito publicado por la revista essaim hace ya unos años. El sujeto detrás de la muralla. En él expone su tesis sobre cómo el desarrollo en China de dos lenguas paralelas pero separadas: -la oral, que tendría que ver con el deseo del sujeto de decir algo de él mismo, y la escrita, mucho más ligada al dictado del cielo, y luego del amo, del ideal social y colectivo, y las leyes ajenas a ese deseo, y en el que el sujeto no tiene cabida- dejan a este sujeto alienado detrás de una muralla. Las murallas se multiplican y se elevan pero también se atraviesan, simplemente no hay que acabar creyéndose que nos defienden de todo ni que el otro es todopoderoso para destruirla a su gusto. Frente a todas esas teorías culturalistas que hace de los chinos seres abominables, insensibles y crueles, me parece un buen momento para releer el otro ensayito lúcido y valiente de J.F.Billeter, China tres veces muda, en que en vez de buscar razones culturales y casi ontológicas para este desencuentro entre nosotros y ellos, apuesta por un análisis histórico-económico-político de la situación, que despeja antiguos prejuicios y crea una nueva oportunidad: la de no saberlo todo sobre el otro y poner en marcha un arma potentísima, la curiosidad. Echo de menos a Pedro que desde Pekín estas semanas no creo que logre leerme, esta semana me escribía en un mail: "Ya veo que estas consiguiendo convertir tu afición en una profesión. ¡Qué bonito! Vas a ser la dama del psico-chino y cualquier chino deprimido se creerá con derecho a llorar sus revoluciones culturales sobre tu regazo. Te haremos fotos como una pietá toda vestida de blanco, consolando a los nostálgicos de Tiananmen." Ya ven, cada uno entiende China como quiere…

14 comentarios:

Gise =) dijo...

Yo no se mucho de China pero si conozco tu postura y creo que tu amigo tiene razón pero además de psicolga de chinos creo que eres una muy buena embajadora por lo que nos cuentas, nos transmites y por como vives tu China...
Besikis!!!!

Gise =) dijo...

Se me olvidaba, me quedo con la forma de ver la vida de los chinos, "no se pregunta por lo que está bien o está mal, sino por como debe actuar en cada momento, deberíamos aprender de ello y vivir así. Cuanta sabiduría!!!!

Anónimo dijo...

Sobre la muralla, lo que queda dentro, lo que queda fuera, lo que significa atravesarla, escribe Raimon Portell en 2002, poniéndose en el lugar del nómada mongol: "Cuando el nómada estepario, acostumbrado a las llanuras sin fin, divisa la pared ondulada, experimenta un intenso agobio. Para él, una tierra cercada por todas partes representa la peor de las pesadillas. Le han contado que allá, al sur, al otro lado de la verja, los funcionarios miden, pesan, cuentan, lo anotan todo. En China, nadie escapa al poder central. Y aunque sabe de recios nómadas que superaron la barrera, sólo fue para acabar digeridos, disueltos, integrados. Una certeza lo asalta: la muralla se ha levantado para que no escapen los de dentro." Acertada reflexión, no?
Es un placer visitar tu espacio. Sólo lamento encontrar los cuadraditos en vez de los caracteres chinos. Gracias.

3a dijo...

Me interesa lo que explicas sobre la escritura china de la palabra crisis, oportunidad en el peligro, y también el concepto de potencial de situación, sugerente y abierto. Como el libro de las mutaciones que para mí siempre abre perspectivas y tiene la poética y la delicadeza de introducir conceptos esenciales de la naturaleza para ampliar vías de reflexión.

He leído el artículo de Poch, al que no conocía y vaya lujo de recorrido hace, se agradece ese análisis sobre un mapa tan amplio y detallado.

Me alegra comprobar que las murallas pueden atravesarse. Así da gusto.

En cuanto al nombramiento de Pedro de "dama del psico-chino" es estupendo, un título moderno a la par que elegante. Lo que da un poco de miedo es la foto de pietá de blanco, consolando a los nostálgicos de Tiananmen. Sonrio sólo pensarlo y dan ganas de preparar la sesión fotográfica cuanto antes, en plan happening.

zbelnu dijo...

Qué curioso, la idea "tan china" del potencial de cambio y avance de las crisis es una idea muy tarotiana y astrológica, la cuadratura y la oposición expresan tensión y su salida puede ser un avance, si uno no se empeña en resistir y es flexible, y en el tarot el Juicio final, la Crisis, sirve también, como la Torre, para salir de una situación y entrar en otra más propia o que encaje mejor con el momento personal. No es que esté yo hoy esotérica, es que tú me lo has recordado. Eso sí, he pasado por Santa Maria del Mar y he mirado esas vidrieras maravillosas sobre los muros...

el objeto a dijo...

Gracias por las reflexiones a todos!
Gise me alegro que las "chinadas" te resulten sugerentes y hagan resonar algo, gracias!

3a tienes razón, las líneas de Pedro (es todo un personaje que vive en china desde hace una eternidad) son de happening, él es así, un irreverente y un alma libre

Me ha gustado mucho lo que has traído, anónimo, sí, yo quería hablar justamente de eso, pero aquí en este texto de R. Portell está mejor explicado, en esas murallas que ponemos para defendernos y muchas veces nos quedamos encerrados dentro,
está estupendamente desplegada y escrita esta idea,
gracias por las visita,
no sé lo de los caractares chinos, creo que e suna opción que hay que señalar en lenguas e idiomas, que está dentro de paneles de control, pero no estoy segura, sorry

Bel yo pasé ayer también por santa maria del mar con las visitas, y dejé que las ráfagas de viento en la playa se llevaran el cansancio de estos días,

besos

cacho de pan dijo...

agotado, exhausto, sólo puedo murmurar un "hola ¿que tal?" y meterme de cabeza en la cama ¡a dormir!
demasiadas visitas, aunque encantadoras, demasiadas comidas, aunque apetitosas, demasiado desorden, aunque simpático y cariñoso.

cacho de pan dijo...

tu post?
magnífico, como siempre.
Copio y pego:
"Es un placer visitar tu espacio. Sólo lamento encontrar los cuadraditos en vez de los caracteres chinos. Gracias."

zbelnu dijo...

No entiendo... yo veo caracteres chinos y no cuadraditos!

3a dijo...

Yo veía cuadraditos y al instalar el windows vista he empezado a ver carácteres chinos, que son mucho más enigmáticos.

"...despeja antiguos prejuicios y crea una nueva oportunidad: la de no saberlo todo sobre el otro y poner en marcha un arma potentísima, la curiosidad."
Habrá que leer a Billeter, me parece una manera muy estimulante de plantearse el asunto y la vida.

Al hilo, enigmática expresión la del joven e interesante tibetano.

odette farrell dijo...

Pues yo debería escribir cuadraditos en lugar de palabras para así crear la inquietud de qué palabra puse porque siempre repito la misma en tus posts:
MARAVILLOSO post :)

Ma llamó mucho la atención que la palabra crisis se forme de la palabra peligro y oportunidad... y me hace pensar cómo a través de las palabras pueden los seres humanos ser tan diferentes, y por eso la historia de algunos pueblos es tan distinta.
Me vino entonces a la mente la palabra piedad, que en castellano tiene un significado negativo pues te aleja del otro... pero en Alemán se dice das Mitleid, que se podría traducir en sufrimiento compartido y tiene por lo tanto una connotación positiva, pues te acerca al otro :)

Muy interesante el comentario de Zbelnu y su comparación con el tarot.

Gise =) dijo...

Petita nos tienes abandonados!!!!
Mucha feina??? Bueno te dejo besotes energicos por si hacen falta!!!!

Gladys Pinilla dijo...

En Barquisimeto hay un señor de la lavandería que es igual que el de la foto.
Nomas la saludo y le digo que mis noticias no son buenas pues estoy con la conternacion muy grande

Gise =) dijo...

petita, seguro que lo sabes pero hoy lei esta noticia y me acordé de vos. En el Pati Llimona, Regomir, 3 hay uan exposición de fotos del fotografo Sergi Bernal. Era por si te interesaba y no sabias...
Besikis!!!!!!