24.2.09

(mis primeras) experiencias clínicas

spring by Hsuperb0i
Cuando a principios del siglo XVIII el célebre pintor Shitao escribió su Tratado de Pintura del Monje Calabaza Amarga se vio obligado a referirse a la escritura y caligrafía, y su tratado acabó dando como resultado un texto mucho más filosófico que artístico o técnico. A mí me ha pasado algo parecido, aunque inverso, y en ese intento de avanzar en mi entendimiento del sujeto del inconsciente, la locura y de algunos de los gestos teóricos de Lacan, me he encontrado, a partir de cuestiones más bien clínicas, preguntándome por la relación del ser hablante con la letra. El lugar que ocupa en China la relación con la escritura sigue sirviéndome para pensar. Hace unas semanas leí el artículo de un amigo analista chino, Yan Helai 严和来 , que reside desde hace un tiempo en París, mientras realiza su doctorado. En él Helai retoma dos caracteres chinos, yi e yi para reflexionar acerca de dos conceptos freudianos que nos sirven para explicar desde el psicoanálisis la construcción y las identificaciones del yo. Es muy interesante porque el carácter que en chino designa desde la antigüedad el bien, la rectitud, el sentido o significado, las relaciones humanas, así como el tener un porte digno e imponente, está compuesto por el carácter del yo 我 + 羊 el de belleza, bondad, o benéfico, significando algo como el yo que es bello o benéfico, o lo bueno que hay en mí…. Más tarde surgió otra palabra a la que se le añadía el radical de persona, 人ren, . Este nuevo yi 儀 que empezó designando lo mismo que el primero, pero acabó guardando únicamente el segundo sentido (el yo que tiene un porte digno) y con el tiempo acabó designando no sólo la apariencia digna sino también la regla, el rito o ceremonia, el instrumento. Desde la teoría freudiana, el yi 義 vendría a designar los ideales éticos, morales y abstractos (Idela del yo), y el yi 儀 se correspondería con el Yo ideal, que apunta a la imagen (que nos formamos), ambos necesarios el la constitución del yo, diferenciados en la escritura china únicamente por la función del cuerpo, lugar de lo real y de las pulsiones, y de las identificaciones imaginarias con el otro.
Mercè Altimir publicó hace unos días un artículo acerca de la función de la palabra en la experiencia analítica. Aunque también es muy teórico, me ha gustado mucho. Como ella dice, el sujeto que participa en la experiencia analítica no es el ser de la naturaleza, ni nuestro ser biológico, no se corresponde con la persona, no tiene que ver con el ser, no es algo dado de entrada con lo que nacemos, sino algo que se construye, con memoria simbólica e historia. Su lugar es el lenguaje, y sólo ahí lo podremos encontrar. El cuerpo aquí es un cuerpo atravesado y marcado por el lenguaje, un lienzo en blanco sobre el cual se inscribe el síntoma y desde donde se articulan las pulsiones. La función del analista, dice, consiste en ser el motor de un proceso de reescritura… partimos de los restos textuales del naufragio de un libro y trabajamos en pro de su restauración. Sin embargo, al final, el libro claro, aún siendo necesario resulta no tener el valor que le suponíamos, pues aquello que verdaderamente importa es la transformación de la posición del sujeto que la reescritura actual del análisis ha operado. Y más tarde; la función primera de la palabra no es la representación [de las cosas], es materia prima en sí misma. Shitao en su tratado dedica un capítulo a la relación de la pintura y la caligrafía-poesía. Mientras en la pintura la técnica gira ante todo alrededor del vacío , -esas playas blancas dejadas a la imaginación- en palabras del traductor del tratado Pierre Ryckmans, en la escritura o poesía el concepto clave es el de shi , que designa la realidad pero también la densidad, en oposición al vacío. La letra está vacía, o al menos el objeto representado ha sido tachado o desdibujado por el trazo, por eso la función del poeta (sujeto) es la de re-actualizar su función y otorgarle un significado, como sucede en el análisis y para Lacan, con la letter o carta robada del cuento de E.A. Poe, que cumple con su función, aunque su contenido permanezca desconocido. En mis primeras experiencias clínicas me encuentro con sujetos invadidos por esa letra, cuyo sentido a veces cuanto más real más enigmático resulta. A veces parece que nada pueda tener sentido. Yo sin embargo intento pensar en la carta robada, con la que hemos de hacer sin saber de entrada su contenido. El análisis nos enseña que no se ha de ser un loco para experimentar algo de ese Otro sitio, otro escenario desde donde nos llegan mensajes que nos sorprenden.

11 comentarios:

Vicent Adsuara i Rollan dijo...

Como bien decía Spinetta no nos podemos convertir en algo que no seamos ya, es cierto, pero en el análisis una persona que entra invadido por lo real y a veces por lo simbólico empieza a crear su mundo, a reconstruir lo que es o va a ser en un futuro su yo, yo no entiendo muy bien la dialéctica lacaniana pero lo veo así, somos nuestra historia y de hecho algo más, pues hacemos nuestra historia y nuestras identificaciones, nuestro yo, a cada paso, a cada pensamiento y en cada sesión, y desde luego no hace falta estar loco para sentir lo femenino, lo real, y como no también lo masculino, o el poder o la sensualidad o la sensibilidad.
Por lo que veo ya has comenzado tus primeras experiencias como psicóloga o psicoanalista, me alegro mucho por ti y espero, nunca lo he dudado que serás una muy buena psicoanalista, tu visión de la realidad es muy cercana a la concepción lacaniana de esta, me encanta tener una amiga psicoanalista a la que poder, de vez en cuando pedirle consejo, y disculpa mi egoísmo pero he llegado a estimarte como una amiga a la que consulto y le expreso mis opiniones, bueno besos de Vicent y hasta otra.

zbelnu dijo...

Qué bonito e interesante ese artículo de M.Altimir y tus comentarios sobre ese cuerpo atravesado por el lenguaje, la carta robada de Poe/Lacan, etc... y ese enigma de la letra vacía y el peso de su realidad. Para mí, que últimamente siento que sólo vivo en el lenguaje, es muy importante leer estas cosas, que me restauran o refuerzan. La foto, como siempre, es maravillosa.
También pensaba ayer en la voz y la vibración de la palabra y la transmisión auditiva, pero hablaré de eso en mi siguiente post...

el objeto a dijo...

hola Vicent, me gusta mucho eso que has dicho, "somos nuestra historia y de hecho algo más", incluyendo -idgo yo- algo de nuestra libertad subjetiva, de nuestro poder creador. Me alegra que me consideres una amiga, yo también te considero a ti, aprecio mucho que compartas tu punto de vista conmigo, y las afinidades, gracias además por tus ánimos, que valoro especialmente viniendo de ti,
hace unas semanas vino un analista de parís a hablar sobre la formación de lanalista y me hizo gracia porque dijo que hay una parte que ni la formación ni siquiera el análisis da, quetiene que ver con la posición subjetiva pecualiar, una disponibilidad... algo de su relación con lo Real, con la experiencia dolorosa, etc... y a menudo me acuerdo de eso

Bel, me alegra que te gustara, pensaba que este post resultaría demasiado abstracto, pero yo sentía la necesidad de ordenar todos esos fragmentos. Efectivamente, el artículo de Mercè es muy bonito, has visto eso que dice de los RESTOS TEXTUALES DEL NAUFRAGIO DE UN LIBRO?
y sí, sí, please, escribe ese post sobre la transmisión auditiva, y el goce de la palabra, el lunes pasado precisamente hablaba de eso con Mercè y me acordaba de ti!

y felicidades por la reseña en el culturas de la vanguardia de hoy!!

frikosal dijo...

Yo me quedo con el final, con esas primeras experiencias clínicas. Ya te veo hecha una analista de tomo y lomo, si es que no lo has sido siempre. Felicidades !

Anónimo dijo...

La pintura de Shitao se asemeja a una novela, es curioso que la pintura china sea altamente filosófica al tener esa estrecha relación con la escritura, ese casi desmesurado entendimiento oculto con el signo escrito. Por otro lado, es verdad que veo, como tú dices, la relacion entre lo chino, la letra o escritura y la contraposición que no se da en el sicoanálisis de occidente y que no está dotado de esa visión oriental de la escritura, o el arte.
pero, corrígeme si me equivoco..
iluminaciones.

Anónimo dijo...

pd. Esperemos que aquí se subsane esto con el buen ejemplo de la carta robada de Poe.
iluminaciones.

el objeto a dijo...

gracias Frikosal! las estoy disfrutando mucho,
por cierto, solemos hacer experimientos de esos caseros (físico-químicos) con los chicos, y me lo paso muy bien

hola Iluminaciones,
me ha gustado esa comparación de las pinturas de Shitao con una novela,
y me alegra que mi pensamiento tan abstracto a veces, tenga algún sentido para los que miráis el mundo de otro modo, más desde lo artístico y del pensamiento, que de lo clínico,
Precisamente este fin de semana estuve en París viéndome con un joven analista chino, y en un momento dado le pregunté si él era psiquiatra o psicólogo, y me dijo que su formación inicia era puramente de escritura y caracteres chinos! y ahí me dije, ¡ pues no voy tan desencaminada!! poruqe este chico trabaja desde hace años en clínica!
Sobre lo que comentas de la contraposición con el psicoanalisis occidental, yo creo que en el psicoanálisis lacaniano sí existe esta visión de la escritura, tan oriental, es muy muy parecida, y tienen más puntos en común que dispares, pero claro, eso es parte de lo que intento elaborar aquí, ir desgranando, desplegando poco a poco, a ver lo que encuentro

abrazos

cacho de pan dijo...

ecléctica, profunda y, como siempre, danzante, danzarina

elpasaeltiempo dijo...

Hola objeto a! Me quedé pensando en la carta robada, y en la función que cumple a pesar de no saber su contenido.. Creo que a veces lo mismo sucede con las personas.. Personas que aparecen, que se nos cruzan como por arte de magia, y que poco o nada sabemos respecto de ellas pero que sin embargo cumplen una función. Y están en otro escenario enviando mensajes como tu dices. Y el sin sentido experimentado genera alivio.. Porque creo que bordea ese vacío, y en el deslizamiento encuentra un sentido, que mañana será otro, y otro y otro.. Manteniéndose siempre oculto su significado y dejando que el vacío sea vacío, y sólo eso..

Interesante como siempre tus post!

Abrazos!

Anónimo dijo...

Claro que tiene sentido, y a pesar de lo abstracto, tus escritos suelen mostrar evidencias palpables, además de ser esclarecedores en muchos puntos. La diferencia está en el lenguaje, que al fin y al cabo, es el que sitúa los hechos, muestra, corrige, etc.. Tiene sentido lo del inicio en el análisis por la escritura, también. Y creo que la pasión más intuición, más lecturas, ya es mucho..
un abrazo.
iluminaciones.

el objeto a dijo...

"dejando que el vacío sea vacío y solo eso", sí, elPasaleTiempo, sin que eso signifique una renuncia al otro, ni al sentido, fragmentado que llega de este y del otro escenario, que no siempre vemos. Y lo mismo sucede con las personas.Gracias por tu asociación.

También pienso que es una cuestión de lenguaje, Iluminaciones, y que efectivamente el lenguaje sitúa las cosas, y a nosotros en relación a ellas. Pero el lenguaje no sólo es cuestión de términos, sino de una determinada relación con él, con la palabra y su efecto. A mi hay autores o miradas que me enseñan más de psicoanalisis que los autores psicoanalíticos. Y este sinólogo que nos contaba que los trabajos más importantes en estos momentos vienen de la mano de pensadores y no de gente originalmente sinóloga.
Me alivia eso que dices de las evidencias palpables! grazie mille