9.12.07

autoficción

Eleonor and Barbara, by Harry Callahan
Desde que ví una exposición de Harry Callahan en la mítica sala de la fundación la caixa de la calle serrano de madrid, sus imágenes me han acechado, acompañado y reconfortado a menudo sin yo siquiera saberlo. Estos días regreso especialmente en mi cabeza a la serie de fotos de su esposa Eleonor y su hija Bárbara. H. Callahan, nació en 1912 en Detroit, Michigan. De formación autodidacta, salía todos los días por los alrededores de su casa y su ciudad a fotografiar lo que veía: caminos, árboles, hojas, nieve lagos, playas… contando con E. y B. muchas veces como únicos modelos. Me emocionaba especialmente esa capacidad para reflexionar y preguntar con su mirada justo lo más cercano, lo más íntimo, también lo más ínfimo, yendo a lo esencial, y sabiendo que lo que le podía concernir estaba en su aquí y ahora. Me emocionaba la repetición de esas dos figuras, cargadas de amor, pero también de misterio, cogidas de la mano, saliendo del agua, o desnudas sobre una cama. A veces regreso también al mundo más atormentado, enigmático y auto-referencial de Francesca Woodman. Nacida en 1958 en Denver, estudió en Boulder, Colorado, y en Rhode Island, vivió durante un año de estudios en Roma y de regreso en EEUU, en Nueva York, puso fin a su vida a la edad de 22 años. En el caso de F.W. es su propio cuerpo, desnudo muchas veces, o el de otras figuras femeninas, el que aparece repetido y revisitado de maneras diferentes. El cuerpo como objeto de la mirada y el deseo, como significante otro, el cuerpo expuesto de un ser expuesto, lugar privilegiado de la self-expression, pantalla en blanco donde las visiones tan sólo se reflejan. Siento cierta nostalgia de esa capacidad para sumergirse y exponerse, para estar ahí, y utilizar el cuerpo como propia herramienta que permita entender.
Hace unos días reencontré esta pequeña cita de Callahan:
"Mi mérito es el de ser un hombre para quien el mundo visible existe"

14 comentarios:

zbelnu dijo...

Oh qué bonitas preciosas fotos de Harry Callahan, me encantan esas con las siluetas de su mujer y su hija en un paisaje urbano, figuritas pequeñas en el mundo, y los árboles ¿puedo robarlos para mi Polis? Ya sabes que voy cambiando los árboles, acabo de poner un roble de Munch y pensaba escanear el dibujo a tiza de raíces de Van Gogh... Pero esa nostalgia tuya francescawoodmaniana, ay, ay, ¿de exponerte? No será de exponerte a otro nivel? De lanzarte en los círculos psicoanalíticos como en esa propuesta de hoy o en otras propuestas parisinas o expositivas? Al fin y al cabo, tienes más que exponer y ella sólo tuvo su cuerpo y un talento que no le sirvió para seguir viviendo... A mí me gustaba la foto del papel de la pared.

zbelnu dijo...

Oye, yo no puedo ver la foto en tu post, la grande, pero a lo mejor es cosa mía...

cacho de pan dijo...

tampoco yo veo la foto que abre el post... las otras son magníficas...siempre hay alguien por descubrir, qué alegría.
me quedo con la frase final, maravillosa y simple, como de mr chance.
y la foto del papel de pared...!!!
aunque seguramente no hubiera podido pasar con ella una tarde como la de hoy.

a veces queremos exponernos y otras desearíamos estar ex-puestos, ya no estar.
como la pantera rosa: a veces sí y otras no. todo vale.

cacho de pan dijo...

tampoco yo veo la foto que abre el post... las otras son magníficas...siempre hay alguien por descubrir, qué alegría.
me quedo con la frase final, maravillosa y simple, como de mr chance.
y la foto del papel de pared...!!!
aunque seguramente no hubiera podido pasar con ella una tarde como la de hoy.

a veces queremos exponernos y otras desearíamos estar ex-puestos, ya no estar.
como la pantera rosa: a veces sí y otras no. todo vale.

toni.b dijo...

Hola V. No se nada de ellos, pero con una presentación así, uno no puede sustraerse a la curiosidad de investigar. Seguro que dará para sentir y pensar.

(Yo tampoco veo la imagen, pero sigo las referencias)

Un abrazo.

el objeto a dijo...

hola!! qué raro porque yo la veía todo el tiempo, la he cambiado a ver si se ve ahora, porque me gusta mucho

Zbel(la) claro que puedes cogerlas, todas! se encuentran facilmente en internet, y una que me encanta de esas dos figuritas de la mano está en este link, un poco más abajo
http://www.mocp.org/collections/permanent/callahan_harry.php

Gracias por vuestras palabras, ayer noche a mí sólo me salían estas imágenes, algo melacólicas, pero como dice Cacho, no hay que preocuparse, y menos después del reconforte de los amigos hospitalarios una deliciosa tarde de domingo ;-)
Sí, es un exponerme a varios niveles imagino, también el desear ya no estar el ex-ponerme seguramente, estar en exxxx?
en fin, me alegro les gustaran las imágenes y el haber podido compartirlas con los tres,

besos

zbelnu dijo...

Huy, ahora sí que la he visto, qué impresión. Por una parte, es tan íntimamente familiar, me ha recordado algo de hace mucho tiempo. Tienes razón, Cacho, la última frase es tan sugerente... Estar en exxx? Me llevo la dirección de las figuritas...

cacho de pan dijo...

me puse a buscar más imágenes de callahan, por supuesto, y encontré esta de los cuerpo desnudos y en cruz, que no podía ver en tu blog, y me la quedé en mi carpetita REBOSANTE DE IMÁGENES MARAVILLOSAS
(las mayúsculas las puso la máquina, lo juro)
casualidad?

el objeto a dijo...

sí, esta imagen es bellísima y REBOSANTE ! me alegro que te gustara!

por cierto, hoy lola seguía diciéndome lo bien que lo pasamos ayer, mil gracias de nuevo, me ayudó a pasar el blues francescawoodiano ;-)

impromptu de ohio dijo...

interesantes fotógrafo y fotógrafa.
impromptu de ohio.
saludos.

nomesploraria dijo...

"Me emocionaba especialmente esa capacidad para reflexionar y preguntar con su mirada justo lo más cercano, lo más íntimo, también lo más ínfimo, yendo a lo esencial"

Ahí, ahí está.

Que bellas también las fotos de Francesca y que curioso que su web sea tan fea.

zbelnu dijo...

Hace años vi una expo de Francesca Woodman en los Encontres de photo de Arles y me dejó esa huella de sorpresa melancólica y de belleza en vano, que no logra rescatar, creo que incluso la puse sin decir su nombre (o lo dije) en uno de mis cuentos de Crucigrama (Julio). Pero nunca había sabido de Harry C. y estoy agradecida por el hallazgo, cada vez que miro sus árboles invernales en mi blog me producen felicidad, creo como Tàpies, que lo sacó de los Upanishads, que el arte cura. ¿No es verdad que la contemplación de ciertas imágenes y piezas parece restaurar los tejidos agujereados y deshilachados del espíritu? Parece que los hilos se tensan y aún en sus "hilachitas" (a. yupanqui), adquieren una fuerza... Ayer una amiga me dijo que suele venir a este blog a leer, que tiene una gracia intelectual especial, que no encuenbtra en ningún otro sitio. Y así es!

zbelnu dijo...

Debes de estar a punto de hacer un post...

el objeto a dijo...

hecho! gracias por recordármelo!

gracias Impromptu por la visita ;-)! este findesemana pasearé un poco más por tu bonito espacio