13.1.07

Any Freud 2006 Bcn


Hoy se ha celebrado en el Caixa Forum de Barcelona el acto de cierre del ciclo de actividades del Año Freud. Salvador, dueño de la librería Xoroi, y principal organizador, me propuso hace unos meses colaborar en la puesta en escena del acto. Recuerdo que me lo propuso la misma tarde que Bel y yo íbamos al Instituto Francés de Barcelona para ver la estupenda película de Elisabeth Roudinesco y Elisabeth Kapnist de Arte, Sigmund Freud, L’invention de la psychanalyse, dentro de este ciclo de actividades. Empezó entonces una divertida cadena de conversaciones y visitas, en torno al acto que se celebraría hoy. Discusiones con mi amigo Roger Bernat, con Bel, con Alberto, visitas a Salvador y hasta involucré Lola que amablemente nos prestó las alfombras afganas y el banco chino, que utilizamos para la escenografía. Esta mañana el auditorio se llenó de gente, las personas que intervinieron se sintieron cómodas y relajadas. Conseguimos un ambiente cálido y acogedor en el que se habló de escritura, de pensamiento, de libertades, revoluciones, de ciencia y literatura, de la memoria, de los maestros, de preguntas abiertas, de lo subjetivo, lo creativo…Bel brilló con sus palabras y su apasionante mirada, habló de la guerra y su proyecto de libro Balcánico y, como otros muchos, de lo agradecida que se sentía hacia esa escucha valiente y arriesgada que el psicoanálisis le había ofrecido. Creo que para Lacan la verdad no se dice, sino que se desliza a través de los significantes, algo así pasaba hoy entre las intervenciones. Foucault decía que el pensamiento moderno estaba permeado por la idea de pensar lo imposible. También a Derrida le gustaba pensar a través de lo im-posible, que escribía con un guión para sugerir que la palabra, lejos de ser negativa, incluía en sí la condición de posibilidad del acontecimiento. Para mí el psicoanálisis sigue siendo ese rodeo alrededor de lo im-posible en el decir, que habrá de ser, como ha ocurrido hoy, dicho

2 comentarios:

zbelnu dijo...

Muy buena crónica! Me alegro de que se colara Foucault (un homenaje indirecto a mi amigo filósofo y su viejo y subrayado Les mots et les choses)

zbelnu dijo...

Aquí mi comentario quedó fatal. Parece que lo digo por los elogios que me dedicas. ¡Y no! Lo decía porque me gustaba cómo estaba contado...