7.1.07

El árbol y el bosque de Liu Xinwu


En una de mis últimas visitas a la librería Phenix, compré el curioso libro de Liu Xinwu, “El Árbol y el Bosque, Destinos cruzados”. Éste constituye una respuesta valiente y poética al sacrificio y anonimato con el que la sociedad china ha vivido los acontecimientos acaecidos este último siglo. Es una crítica respetuosa y constructiva a la nefasta indiferencia con la que se han tratado tantas vidas individuales, la ignorancia, el fanatismo y la falta de sentido que envuelven las grandes utopías que prefieren prescindir de lo subjetivo y lo personal, a favor de los discursos oficiales y las masas. Pero lo peculiar de esta obra es por otro lado su estilo, la voz sincera, a menudo naif de un observador que entra y sale del relato sin complejos, mezclando el género auobiográfico con la novela en tercera persona y el documento histórico…y es que el protagonista del libro no es él mismo, sino un amigo, un tipo normal y corriente, Ren Zhong, que el autor conoció en el liceo del distrito número 13 donde enseñó en Pekín en los años sesenta y cuyos sueños y aspiraciones se vieron truncados por la revolución en numerosas ocasiones. El libro está poblado de otros personajes, con mejor o peor suerte, alrededor de los cuales se va desplegando una comprometida reflexión sobre la naturaleza humana, sus anhelos y sus miserias. No tiene desperdicio el álbum de fotos, la mayoría retratos de Ren Zhong, pero también de su familia, amigos, conocidos… Liu Xinwu utiliza la imagen del bosque para hablar de la sociedad china, o de la comunidad que conoció alrededor de el liceo del distrito 13, y los árboles las personas que lo componen. “El bosque está compuesto de árboles, los árboles están en el bosque. Quien ama los árboles, preserva el bosque, quien protege el bosque, debe cuidar los árboles” (...)“Después de una época donde se han despreciado a ultranza las existencias individuales, donde se han calificado de diablos cornudos y demonios serpientes a la gente de talento es hora de tomar conciencia de cómo a base de relegar como inútiles e imperfectos a ciertos árboles, éstos lo devienen artificialmente.(…) El desafío más grande al que se enfrenta nuestra nación no es tanto el ver cómo se tratan a los árboles imperfectos, sino la manera en cómo utilizamos el talento de cada uno” Desafío no sólo de las naciones, sino también de los educadores, los padres, las sociedades…. Creo que en última instancia reclama la dignidad y el espacio necesario en la mirada del otro que nos reconozca, mirada que según Lacan precisa cada sujeto para construir su identidad social.

3 comentarios:

zbelnu dijo...

Yo quiero entrar en el bosque de Rhen Zong...
Pero no logro entrar en LacanChine, dice que esa página ya no existe! Habrá que cambiar el link?

el objeto a dijo...

es que el link de la página principal falla muy a menudo, pero es ése, www.lacanchine.com

freudiana dijo...

Hace tiempo que leo el blog...Me gusta. Voy a ponerlo como link en mi blog: cuentos chinos-verdad freudiana.