18.1.07

realidad

opendoor invitation from redgate and 798 beijing
Al contrario de la mayoría de sistemas de pensamiento que consideran el cambio un aspecto engañoso y superficial de la realidad (desde los griegos hasta los hindús o budistas, que entienden su verdadera naturaleza como una dimensión fundamentalmente estable, inmutable, que permanece subyacente a la realidad cambiante) en el pensamiento chino la realidad es el mundo que nos rodea, y sus transformaciones son su esencia. De este modo el cambio es aquello en lo que podemos confiar, susceptible de ser apreciado y comprendido. Se podría decir que para ellos, el único fenómeno que es estable y perdurable es el cambio mismo.
Por eso tal vez en chino para hablar de realidad o de ser se utilicen caracteres tan interesantes como:
Shi 是, que significa “ser” y se utiliza también para afirmar, formado por el radical de sol arriba, ri日 y el carácter zheng 正 debajo, que significa correcto Para indicar que algo “es”, me refiero a aquello que veo o "atrapo" bajo el sol, eso es lo correcto, lo que puedo confirmar (ver previos post sobre escritura china, los caracteres de yin 阴 y yang 阳, por ejemplo, que vienen a hablar de algo parecido)
Más interesante me resulta el carácter que se utiliza para “realidad” o “real”, también se pronuncia shi, pero se escribe diferente, 实en el carácter tradicional aparece el dibujo de un techo, y debajo el símbolo del dinero, coronado por una moneda china enhebrada. En la antigüedad, en china se guardaba así el dinero. Imagino que lo que apunta a lo real aquí es la idea de conexión, de unión, de elementos que están relacionados. Y que se encuentren bajo un techo (aquí ya es mi opinión) podría indicar que se trata de una relación hecha por el hombre, es decir subjetiva.
La imagen de esta puerta china me acompaña estos días, venía pensando en todas las puertas que se abren, que se cierran, otras que golpean bruscamente, las que no nos atrevemos a atravesar, las que permanecen blindadas, cerradas y olvidadas, las que abrimos una y otra vez, las que quedaron entreabiertas… e imagino un hilo que las atraviesa, incluso las cerradas. Como a las monedas del carácter, que insiste en dibujarme la realidad como el hilvanamiento de mis propios fragmentos…

2 comentarios:

zbelnu dijo...

¿Pero y qué me dices de Heráclito? El cambio era la base de su filosofía... Por eso a mí me fascinaba...

el objeto a dijo...

Sí, como explica mi admirado y también criticado Fraçois Jullien, fue éste el único momento en el que el pensamiento occidental se encontró con el oriental de una forma tan fundamental, pero con los socráticos, y sobretodo con aristóteles y platón la cosa se giró por completo. Tal vez el verdadero valor no sea vislumbrar una cosa sino saber hacerla evolucionar, reinventarla y adaptarla. En este caso, no fue posible con esta concepción tan interesante de la realidad...