17.5.08

del desbordamiento


dibujo de Rosa Rial, diseñadora de erva
Curiosamente la película en la que pensaba más estos días, de entre las vistas en la última edición del Baff, era la del japonés Nobuhiro Yamashita. No porque fuera la que más me gustó, (aunque es cierto que la disfruté bastante) ni porque fuera la mejor. En ella aparecía una niña, que en plena entrada en la adolescencia se encontraba a veces desbordada por algo de ella misma, algo que no era capaz de contener de la misma forma que lo había hecho hasta ahora, mostrando mucho más de lo que deseaba que se viera de ella. No se trataba de nada enorme ni de ningún secreto inconfesable, y eso era lo realmente bonito. El desbordamiento era en ocasiones sólo perceptible para una mirada atenta y relajada, esa mirada que suele requerir lo japonés y la belleza insípida de la estética china.
En la mesa bloggera de esta semana decidí explicar un poco cómo había surgido este espacio-petit-a, y explicar lo que significaba para mí, y como por fin en este no-lugar yo he encontrado un sitio donde me siento cómoda y acogida. Tenía preparados para leer dos post, de hacía justamente un año, uno que hacía alusión a lo literario y a la escritura (el evento estaba organizado por la asociación de escritores), que acabé no leyendo por miedo a alargarme, y otro que elegí sin pensarlo demasiado, porque me parecía daba cuenta de esa obsesión mía por el no-lugar, y mostraba algo que unía naturalmente lo psicoanalítico y lo chino. No sé si es que mi repetición insistente (no soy escritora, no soy analista, no soy sinóloga) resultó demasiado sospechosa o escandalizó a alguien, pero luego casi todos intentaron reconfortarme o animarme. Otro blogger que me gusta mucho, Iluminaciones, me preguntaba al reverso, después de otra discusión alrededor de mi no-profesión, por qué había dejado el teatro. Prometo seguir analizando mis síntomas (a todos nos gustó mucho la intervención de aquel analista que mostró el blog como lugar del síntoma) en el diván, pero me apetecía decir algo más al respecto. Lo que me atrae del lugar del analista y de su deseo, lo que Lakhan conceptualizó como su discurso, que es para mí casi idéntico al del sabio chino, es que al contrario de lo que siempre me ha ocurrido en las otras áreas laborales que he tocado (y he tocado muchas!), este es el único lugar donde no me siento obligada a ocupar el lugar de amo, ni decirle a los demás lo que deben hacer. Lo que hasta ahora había sido un defecto en mi personalidad, un déficit (=necesitar saber y comprender, estar continuamente formándome sin instalarme, sin dar nada por definitivo pero sin tener que decir al otro lo que sé) me parece ahora que hay un lugar donde es bienvenido. En el teatro o la danza no era así, me apasionaba todo lo que requería del desciframiento de la escritura y los personajes, la dramaturgia y comprensión de la escena que desvelaba la verdad singular que cada ficción oculta, pero no me acababa de sentir cómoda en el rol del director, ni del intérprete, ni siquiera de testimonio escribiente. Qué decir del mundo de la empresa o el universitario. No soy sinóloga ni analista, pero es evidente que mis aspiraciones apuntan a eso, por eso hablé del autorizarme. Mi no-lugar de ahora no es un lugar de renuncia, ni de exclusión, no creo estar usándolo para auto-compadecerme, es un lugar de paso y de deseo, donde me gusta estar y por supuesto compartir.

7 comentarios:

zbelnu dijo...

Y todo eso brilla en tu blog! Esa especie de guirnalda de noes se convierte en unos síes muy matizados e interesantes, de pronto, como la Alicia de Carroll, que cuando le estaba dando la mano a alguien se encontraba en un corro de baile, las cosas parecen transformarse rápidamente... por arte de ese lugar del síntoma tan interesante.

Pablo Miravent dijo...

Bueno, por fin algo que entiendo y no me molesta!!!
Me he sentido totalmente identificado por ese desbordamiento que me encuentra a los 35 años, escritor, bloggero, desocupado.
Sientiéndome cómodo a la deriva.
Entiendo perfectamente la idea, aún salvando las distancias que hay entre desbordar en el primer mundo y hacerlo en el tercero!

el objeto a dijo...

sí Bel, ayer me llegó el anuncio de La central de que el libro de Shitao había llegado y encontré justamente esa idea de transformación y de múltiples nombres, también daban una hipótesis para el sentido del de Monje Calabaza Amarga, precioso! luego lo posteo rápidamente, cuando logre regresar al putxet!

me alegro de esas resonancias pablo, gracias! y sí, tienes razón, vaya desbordamientos de lo real en estos momentos en el tercer mundo! qué catástrofes terribles

dante B. dijo...

fui uno, quizás el primero, que le dijo al oído: basta de no soy!
usted tiene su libre albedrío, pero los demás vemos esa trayectoria como un ir siendo, no como un no ser.

3a dijo...

Ya dice la gramática que la doble negación es afirmación. Tambien lo dices tu aquí: un lugar de paso y de deseo, un lugar abierto.
También a mi tu texto me ha hecho pensar en Alicia, en su conversación con el gato de Cheshire.
Me gusta mucho lo que explicas de la película de la niña desbordada por algo que ya no puede contener como hasta entonces, es una maravillosa explicación de la adolescencia y de algunos momentos vitales :)

Gise =) dijo...

Sabes una cosa las veces que has reiterado en la charla y lo que he leido en el blog y los comentarios( eso es el reverso?) en tu post que de no sos esto o no sos aquello, no me sono a falta de concocimiento, ni a busqueda de aprobación, por el contrario soy de las que piensan que los titulos no siempre están bien puestos, o no siempre son necesarios. Mira si eso así fuera los adolescentes que escriben con tanto amor sus blogs, Rie por ejemplo, nunca llegarían a transmitirnos su sensibilidad, quien apostaría por alguien que no es ecritora pero escribe genial?!
Vos si tener titulo definido nos recibes en tu casa y nos explicas a los que saben y tienen titulo y a los que como yo, nos gusta leerte por lo ameno que haces lo que escribes,que sin saber de muchos temas me fui inquietando por una cultura que no me interesaba y además se cosas de un psicoanalista que jamás leería.
Ser o no ser para mi no es la cuestion, saber explicar, relacionar, interpretar esa es la cuestion por la que me encanta leerte!!!!
Muchos no soy hacen una gran soy. A tu edad haz hecho tantas cosas que eso te hace grande!!!!!!
Besikis guapisima!!!!!

Vicent Adsuara i Rollan dijo...

Yo no lo dudo, que ese no lugar que has creado para poder ser tú misma, no es puro goce, es seguro deseo, ya sea visto desde el punto de vista del analista o del amo, pero desarrollas o encuentras un lugar donde aquello que a esa chiquilla le desbordó en cierta época puede encontrar su lugar. Yo en internet, y no con mi blog, pues no sabría llevar un ir y venir de posts, también he encontrado aunque sea desde otro discurso que todavía no sé si es el histérico o un pretendido discurso universitario, un estar al servicio del otro, que es lo que verdaderamente amo, y creando para otro cuentos, relatos, o artículos desarrollo lo que para Sócrates era el amor al arte, sí no te rías, quizá mi partener sea la muerte como él, bueno ésto lo dudo, porque soy muy optimista, no sé si me entiendes, amo escribir y hablar. Venga te dejo objeto a, fins arreveure.