15.2.07

mundos posibles


Foto de Julius Schulman de la Moore House 1964, California

Estos días no hay tiempo para nada, y me siento capturada por una vida que no es la mía, aunque por supuesto lo sea…a menudo tengo esa sensación de que la vida está siempre en otra parte, pero la pregunta acerca de dónde, flota sin respuesta en la luminosa consulta de mi analista
Cuando paro y me quedo sola, en el instante en que logro que todo se suspenda por unos minutos, al no haber una continuación, al romperse la secuencia temporal subjetiva suele ocurrir algo que me encanta: me transporto. Y entonces, cuando esto sucede estos días, aparezco a veces en China, una China que es más mía que de otros. Durante muchos años he pensado que a todos nos correspondían una serie de paisajes interiores, que en el fondo son como órganos nuestros, nos pertenecen, son partes o fragmentos de este ser que vivimos como unitario. Cuando llegué a los desiertos de California, en los alrededores de Palms Springs tuve la misma sensación que al llegar a China, que esos paisajes eran partes mías, y también estaban en mi interior, y podría buscarlos y recuperarlos siempre que lo desease. Como esas ciudades invisibles narradas por Marco Polo a Kublai Kan, de Italo Calvino, o como los mundos posibles de Umberto Eco. En un artículo sobre la psicosis, el excepcional y comprometido psiquiatra y psicoanalista J. M., utiliza las teorías de Eco sobre mundos narrativos, para dar cuenta de los fenómenos clínicos que acontecen en la psicosis, y otorgarles así un lugar más digno, no sé si podría decir “humanizado” Ahí señala que si ninguno de los mundos posibles inventados podría ser autónomo respecto del mundo” real”, tampoco “estamos en condiciones de describir el mundo real como máximo y completo.” Gracias a J. M, mi mundo posible es cada día más habitable y comunicable

1 comentario:

Vicent Adsuara i Rollan dijo...

Claro, a mí me cuesta no estar enamorado de mi ciudad València, o de mi lengua catalana, que también es la mía como lo fue de mi padre o de las mujeres bellas y exóticas, yo creo que es el mismo amor simbólico que tú sientes por China, y ¿porqué no? también podemos hacernos estas realidades como la realidad más universal porque lo universal somos nosotros mismos porque todo lo que una persona piensa o siente ya es universal, mira, decía Buffon que el estilo era el hombre, quiere decir que en el fondo de las cosas todos somos igual pero el estilo, el que tú por ejemplo hagas este blog tan didáctico que parece una nueva sesión de psicoanálisis gratuíto y mezclado de amistad que no la hay tan clara en una terapia, ya es una marca de tu estilo, a parte de tu belleza interior o física, que es la que menos ha de importarnos en verdad, el estilo es lo fundamental, lo que nos da el reflejo de la belleza corporal, no hay nada bello sino belleza.
Bien ahora sí que te dejo, un fuerte abrazo y decirte que si escribieras un artículo todos los días igual iría a leerlo pues lo primero que hago todas las mañanas es mirar los blogs, el tuyo, el de Carla etc. Venga besos y hasta otra.