20.3.07

Gao Xingjian y más


Gao Xingjian
Su Dongpo aconsejaba a los jóvenes estudiantes del siglo XI leer varias veces un libro antes de considerar que lo habían acabado. Me he acordado de él al releer esta semana algunas páginas del En torno ala literatura de Gao Xingjian, premio Nobel, novelista, poeta, dramaturgo y pintor, que estará esta semana en Barcelona. Yo nunca fui fan, primero por la espantosa y descuidada traducción que existe en castellano de La Montaña del Alma y luego por esa especie de banalidad que parece rodear a los chinos que coquetean con occidente. La banal, claro está, era yo. En los varios ensayos que recoge la edición española, creo que muy bien traducida por Laureano Ramirez, Gao Xingjian despliega una reflexión intensa y llena de matices acerca de la relación del escritor y la lengua, del hombre con el lenguaje y el mundo que éste vehicula, y de paso construye un armazón discursivo de defensa y compromiso con el chino moderno, de lo más pertinente en estos días. Muy interesante lo que dice sobre el lugar del escritor frente a la política, la sociedad, la realidad, y en otro orden de cosas, la revisión de la historia de la civilización china, cuyo origen no se vería reducido a la cuenca del rio Amarillo, sino a los pueblos meridionales del Yangtsé, el reino de Chu... que me hicieron pensar de inmediato en el interesante trabajo que desarrolla Pedro Ceinos. El libro además dice cosas maravillosas acerca de las posibilidades de la lengua china, la flexibilidad que posee al no tener tiempos, conjugaciones, género, al poder prescindir de partículas copulativas o gramaticales: “un idioma que no precisa distinguir con claridad lo real de lo imaginario o el recuerdo del pensamiento, pues a todos unifica en el proceso de la narración, le importa sólo la plasmación real de la lengua, y no la plasmación del mundo real” Habla y aboga siempre por una lengua viva. Su discurso no está exento de idealismo, habla de una época poco propicia para la filosofía, propone una literatura que se haya de leer en voz alta (él escribe con un magnetófono) … en contra de la occidentalización de la lengua china él ha hecho todo un trabajo sobre las lenguas dialectales, usando por ejemplo vocablos del dialecto de Sichuan, pero que entiende también el no nativo. Muy interesante también para quien no conozca La Montaña… el experimento que hizo mezclando la primera, tercera y segunda persona. “el pronombre de primera persona yo viaja por el mundo real y el tú de segunda, derivado de él, por la imaginación (la novela arranca con “ Te has subido en un autobús de línea”). La tercera persona del masculino también trata del mismo sujeto, pero luego aparece un “ella” que utiliza el autor para expresar la incapacidad del sujeto de comunicar con el sexo opuesto. Así la novela no es más que un largo monólogo, un viaje interior y exterior, por la China de las historias y leyendas, la de los reinos perdidos.
Como podrán adivinar yo he olido psicoanálisis-y-china en todas las páginas y ahí voy en mi próximo post!! “Ser es una cópula extraña. To be or not to be, pero en realidad todo es y todo no es. Decir que el sXX es un siglo de ciencia o decir que es un siglo de mentirosos es igualmente insignificante”

3 comentarios:

alto dijo...

Hoy sí que estás inspirada. Se nota que Gao Xingjian realmente te gusta y trasmites unas sanas ganas de leerlo.

Nos vemos el jueves en Casa Asia.

el objeto a dijo...

ahí estaremos... pero por el tamaño de la sala de casaasia, la mayoría nos quedaremos fuera! qué rabia!! siempre nos quedará pekín...amore...

zbelnu dijo...

Y qué tal fue en Casa Asia? Me encanta la foto de GX... y esa frase última siempre me pareció que así eran las cosas, todo es y todo no es... Por supuesto!